Si los secretos fueran moneda

Si nuestros secretos fueran moneda, ya seríamos ricos.

Todos tenemos en abundancia. Y todos los ocultamos cual oro en el baúl más escondido dentro de nuestras mentes.


Sé algo que tú no sabes. Por ende es valioso.

(y por éso te lo oculto).


Podríamos intercambiar secretos.

De hecho lo hacemos. A nuestros confidentes. Y los cambiamos por algo aún más valioso.

¿Cuántos secretos intercambiarías por (lo que más quieres en el mundo)?